Enfriadoras de agua M-Chiller: FUGU y TAKA.

El refrigerante natural, con la mejor tecnología y diseño. mayekawa y ¿amoniaco? Sin duda.

Las enfriadoras de agua y en especial las empleadas en aire acondicionado para centros de datos, fábricas con procesos exotérmicos, producción de plásticos, etc. se han atendido hasta ahora con refrigerantes químicos. ¿Por qué cambiar?

Las razones del cambio son múltiples. El camino son las últimas tecnologías combinadas con refrigerantes naturales. ¿Y ésto cómo se explica? Para hacerlo vamos a ordenar conceptos por sus prioridades:

 

1.- Seguridad:

 .- Un refrigerante como el amoniaco cuenta con las mejores estadísticas de seguridad.

.- Un diseño innovador reduce la carga de refrigerante amoniaco a mínimos.

.- Un compresor con materiales de última generación asegura la estanqueidad del sistema.

 Conclusión: La combinación de refrigerante, tecnología y diseño son una apuesta segura. 

2.- Fiabilidad:

 .- La baja velocidad del compresor MYCOM serie M y las últimas tecnologías reducen los mantenimientos incrementando la fiabilidad.

.- Las estadísticas del amoniaco son imbatibles. El frío de gran potencia se hace con amoniaco y por abrumadora mayoría.

 Conclusión: La experiencia de mercado es la mejor referencia. Y las estadísticas, el referente.

 

3.- Eficiencia:

 .- Una integración innovadora de los intercambiadores de calor de las enfriadoras de agua, FUGU y TAKA mejoran el rendimiento .

.- Un nuevo diseño de los pistones y segmentos, su aleación ligera, además de una precisión mecánica mayor, hacen del compresor MYCOM serie M un compresor de muy bajo consumo.  

.- El rendimiento del amoniaco es sobradamente conocido en diferentes condiciones. Es por eso que es el más empleado.

 Conclusión: La mejor estrategia energética es una combinación de tecnología y refrigerante.

 

4.- Precio:

 .- Las enfriadoras de agua  FUGU y TAKA tienen un retorno espectacular.

.- La descarbonización de la industria es siempre una inversión rentable.

.- La Unión Europea apoya y financia proyectos de descarbonización.

 Conclusión: La inversión analizada a largo plazo siempre es la inversión más rentable.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *